sábado, 15 de marzo de 2014

Postre cremoso de manzana


Pocos ingredientes suelen ser sinónimo de simplicidad en la elaboración, y en este caso se cumple la norma; eso sí, requiere de cierta previsión porque debemos  conceder tiempo de refrigeración para asentar sabores y texturas, un precio bastante bajo para el resultado final que podemos llegar a obtener.

Azúcar lleva poco, 6 gr. para las dos raciones que podemos preparar (o una bastante generosa, según el momento y el comensal) aparte de los propios azúcares de la fruta.

6 gr. que dedicamos íntegramente a la elaboración de la crema chantilly, la cual no es más que nata montada y azucarada, que con su textura de mousse va contrarrestar la del queso crema, mucho más espesa.

Para montar la nata con garantías debemos tener en cuenta un par de aspectos: primero que tanto la nata como el recipiente en que lo vayamos a hacer estén fríos, metiéndolos en el frigorífico un par de horas antes, incluso el recipiente lo podemos introducir en el congelador; y segundo, tendremos cuidado con no pasarnos a la hora de batirla, pues se nos puede terminar cortando y obtendremos mantequilla en lugar de nata montada.


La manzana la he cortado en gajos finos y cocinado con una nuez de mantequilla para evitar que se pegue, una cantidad insignificante justa para engrasar el fondo de la cazuela; una vez en su punto la fruta, blanda pero sin llegar a deshacerse, la he añadido un poco de canela en polvo y empleado tal cual en el postre, aunque si queremos una textura más fina y próxima a una mousse la pasaremos por el pasa purés antes de mezclar con el queso. La diferencia está en que con mi versión podremos masticar cada bocado, mientras que con la manzana triturada cada cucharada prácticamente se nos deshará sola en la boca.

Ingredientes (para 2 raciones)

·         1 manzana golden mediana (200 gr.)
·         75 gr. *queso crema light
·         100 ml. nata para montar (35% M.G.)
·         6 gr. azúcar glasé
·         canela en polvo
·         1 nuez de mantequilla (lo justo para cocinar la manzana)





Elaboración

Pelamos la manzana, la descorazonamos y cortamos en láminas finas que echamos en la sartén anti adherente caliente y con la nuez de mantequilla fundida en la misma. Siempre a fuego medio-bajo y con la tapa puesta cocinamos hasta que la fruta está blanda, removiendo de vez en cuando con cuidado.; al retirarla del fuego espolvoreamos un poco de canela en polvo, mezclamos con cuidado y reservamos mientras adquiere la temperatura ambiente.

En un recipiente echamos el queso crema y lo batimos un poco con una espátula para que adquiera una textura más cremosa; le añadimos la manzana y mezclamos bien.

Preparamos la crema chantilly, en un recipiente frío y la nata recién sacada del frigorífico, batimos a velocidad media con unas varillas eléctricas (o a mano en su defecto) hasta comenzar a coger consistencia; añadimos entonces el azúcar y continuamos batiendo hasta estar firme pero con cuidado de no pasarnos o se nos cortará y tendremos mantequilla.

Añadimos la nata a la mezcla del queso y manzana, de un par de veces y reservando un poco para la decoración. La mezcla la haremos con movimientos suaves, de abajo hacia arriba para evitar que la nata pierda su textura y obtener así un resultado final cremoso.

Reservamos en el frigorífico unas horas para que la nata termine de coger cuerpo y en el momento se servir decoramos un poco con la crema que habíamos reservado y espolvoreando canela en polvo, al gusto.






* ¡Unas sugerencias!
Por si eres intolerante a la lactosa o vegetariano y te ha gustado esta receta, tan solo tendrás que sostituir el "queso en crema" con margarina o con nata vegetal......¡a disfrutar!