martes, 16 de septiembre de 2014

Empanada Campestre




Una empanada con el aroma del campo y relleno de productos de la huerta en una rica receta de Mario Garrzón del blog amigo Un poco de aquí, Un poco de allá...

Ingredientes
(para  1-2 
raciones) 

Para la masa
150 gr Harina panadera
  • 100 gr  Agua
  • 2 gr  Levadura panadera seca
  • 8 gr  Malta enzimática
  • 2 gr Sal
  • c/n Orégano seco

Para el relleno
  • 1 Berenjena
  • 2 Tomates
  • c/n Jamón de pavo
  • c/n Orégano seco
  • c/n Sal


Elaboración

Para el relleno
Lavamos la berenjena y la cortamos en dados menudos que colocamos sobre un escurridor, añadimos un poco de sal y dejamos sudar unos minutos para eliminar el amargor. La lavamos, secamos un poco y cocinamos en una cazuela con un poco de aceite que ya hemos calentado.

Lavamos el tomate, lo troceamos y añadimos a la berenjena cuando comience a estar blanda; cocinamos hasta estar bien blandas las verduras y casi se haya consumido todo el líquido, cuando añadimos el jamón de pavo cortado en dados menudos.

Terminamos de cocinar dejando evaporar todo el líquido y añadimos el orégano seco, mezclamos bien y retiramos la cazuela del fuego.

Reservamos sobre un escurridor para que se enfríe totalmente y se drene bien, de manera que cuando coloquemos el relleno sobre la masa no la empape tanto que la rompa.


Para la masa
En un recipiente amplio mezclamos la harina, la levadura y la malta enzimática; añadimos el agua y con la ayuda de una rasqueta o simplemente a mano mezclamos hasta tener una masa que aunque algo pegajosa podamos trabajar a mano sin mucha dificultad. Echamos entonces la masa en la superficie de trabajo y amasamos a mano añadiendo ahora la sal y el orégano e intercalando períodos de 4 ó 5 minutos de reposo para permitir relajarse el glúten y facilitar la tarea. Cuando la masa sea suave y no esté pegajosa la hacemos una bola y colocamos en un bol engrasado con un poco de aceite, tapamos herméticamente con film transparente y dejamos fermentar en un lugar templado y sin corrientes hasta al menos doblar su volumen, entre 1 y 1,5 horas.

Volvemos a depositar la masa en la superficie de trabajo y la desgasificamos con cuidado haciendo un par de pliegues y volvemos a dejar fermentar; ahora el tiempo será menor.

Finalmente dividimos la masa en 2 porciones, una ligeramente mayor que la otra; la mayor será la base, que extendemos con el rodillo dándole la forma que más nos guste, circular o cuadrangular, y dejándola un grosor en torno a 0,5 cm. al menos. La colocamos sobre la bandeja o recipiente en que lo vayamos a hornear (en esta ocasión he decidido cocerla en una cazuela de barro).

Extendemos la otra porción de masa con la misma forma y tamaño que la base, dejándola algo más fina por ser menor que la primera.

Extendemos el relleno, frío y seco, sobre la base dejando los bordes libres y encima colocamos la que es la tapa de la empanada, la masa extendida que nos queda; sellamos bien los bordes, pintamos con un poco de aceite y pinchamos la superficie con un cuchillo para permitir eliminar el vapor generado durante la cocción. Llevamos al horno caliente cocinando inicialmente a temperatura más alta (225ºC) hasta comenzar a dorarse la superficie y bajando luego a 180ºC para teminar de cocer la masa, cuando veamos que está bien tostada y firme. En total y para este tamaño de empanada unos 30 minutos, siempre dependiendo del horno.

Apagamos y dejamos enfriar dentro del mismo con la puerta entreabierta. Cuando haya bajado la temperatura la retiramos y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.

Crujiente y muy sabrosa.